Técnica Alexander
Muchos de nuestros dolores o simplemente la sensación de incomodidad tienen que ver con nuestra manera habitual de movernos. Nuestros hábitos, buenos para ahorrarnos tiempos, son en gran parte inconscientes y automáticos y están muy vinculados con nuestro sentido del “yo”. Por lo tanto, de entrada, preferimos no cambiarlos.
El trabajo con la Técnica Alexander es un proceso de aprendizaje.A través del contacto manual y algunas instrucciones verbales aprendemos, gradualmente, cóm dejar de interferir en nuestro organismo y cómo dirigirnos de forma que favorezca la coordinación y el equilibrio. Así podemos hacer cualquier actividad con más eficiencia, ahorrándonos dolores y energía. Así podemos estar más cómod@s dentro de nosotr@s mism@s en el día a día.La Técnica Alexander puede ser útil tanto para conocernos mejor, como para prevenir o aliviar dolores (esqueleto-musculares, de origen postural, etc.) como para aprender a hacer cualquier actividad con más facilidad (bailar, correr, parir, cantar, tocar, trabajar con el ordenador, etc.).

Escuela de espalda. Introducción a la Técnica Alexander

En este taller de introducción te invito a cuestionar tus ideas sobre la postura.

Conoce nuestro modelo de salud